Limpieza y cuidado

Nuestros zapatos de piel se limpian con un paño suave. Algunas manchas se quitan con una goma de borrar, al ser posible incolora. Recomendamos no lavar los zapatos con água y/o jabón porque la piel puede resecarse.


Con el uso, la suela puede perder adherencia en algunas zonas. Para recuperarla se les puede pasar un papel de lija fino.